miércoles, 2 de abril de 2008

George Foreman




En 1948 vio la luz uno de los grandes prodigios del boxeo, George Foreman. Quinto de siete hermanos, hijos de un ferroviario borracho de Texas. Un personaje de tomo y lomo, una arrogante mala bestia que acababa con sus rivales de un solo golpe(tumbó a 68 de sus 74 rivales de esa guisa)… pero como veremos más adelante una revelación cambió aquella actitud arisca y malhumorada por la de un hombre temeroso de dios.

Sus hermanos mayores se burlaban de él llamándole “Mo-head” pensando que era por sus enormes dimensiones, aunque en realidad era porque el padre de George era otro, no era el borracho ferroviario, sino un lio de una noche de su madre; un tal Leroy Moorehead(a quien conocería años más tarde)

Como adolescente George era un desastre absoluto. Con una altura de 185cm y 84kg no dudaba en usar la fuerza para conseguir cualquier cosa que se le antojase. Con numerosos problemas policiales a sus espaldas, entró en un campamento en Oregón para aprender un oficio. Allí coincidió con el que sería su manager, Doc Broadus. Muchos, muchos quebraderos de cabeza trajo Big George. Sus preocupaciones eran: Alcohol, tabaco y mujeres. Y gamberrear.
Tras mucho insistir, Doc , consiguió que George comenzara, sin mucho interés, su carrera como amateur. Con su pegada telúrica, Foreman iba ganando. Sus virtudes eran más bien pocas, por no decir ninguna. Sólo su pegada y nada más. Había mucho que pulir. Broadus consiguió colarlo en el preolímpico de Mexico 68. Allí el único rival posible era un tal Clay Jones; pero fue llamado a filas y no pudo enfrentarse con Foreman. Pocos meses después, Foreman se colgaba el oro tras noquear en dos asaltos al ruso Chepulis. En aquellas olimpiadas se dio el famoso caso de los atletas americanos negros que tras ganar las medallas levantaron el puño en y bajaron la cabeza ante su bandera, como protesta por la situación racial en su país. Fue criticada la actuación de Foreman, que pasó completamente del tema.
El siguiente movimiento, que dan todos, ser profesional. Cambió a Broadus por Dick Sadler, que llevaba a Sonny Liston. En los primeros años, de 30 peleas ganó 29 antes del límite. De repente se convirtió en una persona arisca que huía de todo, incluso de la compañía de mujeres. Sadler le había cambiado, hasta que un contrato publicitario no convenció a Foreman y decidió prescindir de él. Y esto fue justo antes del combate más importante que iba a disputar hasta el momento; contra Frazier y con el título del mundial en juego.
El combate fue en Kingston(Jamaica) y Foreman puso al mítico Archie Moore en su esquina. Pero cualquiera podía estar allí porque Big George no necesitaba ningún consejo en aquel momento de su carrera. Tanto es así que fueron dos asaltos los que necesitó para acabar con el todopoderoso Frazier. Tremenda paliza. Dos momentos a destacar 1) El golpe definitivo donde Foreman levanta, literalmente, del suelo a Frazier. 2) en el 4min. 36 seg. Foreman en plena paliza golpea a Frazier hasta la extenuación y cuando este cae, Foreman le remata con un golpe en la nuca - comparar con su KO contra Ali-)Foreman contaba con tan solo 25 años.


Con la arrogancia propia de los campeones se merendó a Roman, en su primera defensa, en un asalto. Luego mientras se preparaba para luchar contra Ken Norton y Mohammed Ali declaró que los iba a matar. El revuelo fue creciendo hasta que la Nación de Musulmanes(por aquel entonces muy ligada a la figura de Ali) le dio un toque a Foreman y le hizo callar la boca.

Primero se merendó a Norton, a quien los árbitros apartaron del combate en el segundo asalto, mientras un furibundo Foreman se quejaba porque quería seguir pegando. Luego llegó el momento. La pelea más famosa de todos los tiempos. Todo lo sucedido en los días previos y posteriores está perfectamente reflejado en el documental, insisto de nuevo, de obligada visión, “When we were kings” Ali vs Foreman. Un nuevo Ali, que volvía con fuerza y tan fanfarrón como siempre. Un Foreman que representaba lo invencible, una roca asesina del que cada golpe parecía hacer tambalear los pilares de la tierra. Nadie daba un duro por Ali, que ya no era tan rápido como en los viejos tiempos. Y en los primeros asaltos Ali se arrinconó para recibir una paliza salvaje en un rincón del cuadrilatero de Kinshasa. Quien estuviera viendo el combate con la esperanza de que el mito derrotara a la bestia tendría todas sus esperanzas perdidas. Y la pelea fue larga, con golpe tras golpe de un Foreman enfurecido. Cada vez que golpeaba, Ali le decía “¿Eso es todo? ¿no puedes golpear más fuerte?” y eso enfurecía más y más a Foreman. Hasta que en el octavo asalto Ali notó la debilidad de Foreman. Y dejó el rincón para golpear en una de las combinaciones más bellas jamás vista en un ring. Cuando Foreman cae definitivamente, Ali le sigue con el puño y lo aparta, dejando la perfección plástica del momento totalmente intacta.


Aquella derrota acabó con Foreman. Jamás pudo asimilar caer con los ojos del mundo mirándole. Tras algunas exhibiciones decidió colgar los guantes. Una revelación divina le sobrevino
En marzo del 77 tras caer derrotado contra Jimmy Young en Puerto Rico, a los puntos y en una pelea salvaje, Foreman llegó al vestuario,se desmayó y empezó a delirar diciendo que Jesús había entrado en su cuerpo.
La vida de Foreman dio un completo giro. Comenzó a leer la Biblia y a rezar en público hasta acabar como predicador.
Fue ordenado como sacerdote en una iglesia de Houston (aunque fue posteriormente expulsado tras protagonizar una reyerta)
También tuvo grandes problemas con sus ex; incluso tuvo que enfrentarse a un juicio por presunto abuso a una de sus hijas.

Con 40 años y 140 kilos de peso compró un almacén y lo reformó para acoger a jóvenes con problemas. No tenía suficiente dinero y por eso se volvió a poner los guantes. Su fisico era lamentable; atrás quedaban los años donde mostraba una planta impoluta, ahora era una bola de grasa(él acuño una gran frase: “he inventado el golpe de la hamburguesa, me como diez hamburguesas y pego un golpe”); eso si su tremenda pegada seguía estando ahí. Tras 24 victorias mediocres, se le presentó la ocasión de luchar por el titulo de campeón del mundo, nuevamente. Frente a él, otra leyenda, Holyfield(28 años y 95 kilos) mientras que Foreman (42 años y 117 kilos)
Tras una gran pelea, una de sus mejores peleas, perdió a los puntos aunque eso sí, se embolsó 7 millones de dólares, y se ganó la simpatía del público, aquella que siempre le había sido esquiva.
Todo el mundo pensaba que aquello era el fin de la historia, pero volvió a luchar por el titulo de la menos prestigiosa OMB contra Morrison, perdiendo nuevamente a los puntos. Y aún pudo más, pues con 46 años volvió a optar a un título mundial, contra Moorer y… ganó, volviendo a conseguir el título 21 años después y consiguiendo alejar una imagen de máquina asesina por la de un mito del boxeo.


Hoy día es una figura mediática, empresario de exito(barbacoas Foreman) y para aquellos que tengáis una imagen de él, aunque sea muy leve(porque sois unos malditos ignorantes de los que no espero nada) es una imagen contrapuesta a aquello que en sus inicios fue.

7 comentarios:

Planta en un tiesto dijo...

El amor se parece al boxeo: cada beso es un asalto y la cama es un ring de boxeo.

Otro gran artículo de la suegra sobre este deporte que, aun así, palidece ante la demostración de poderío y resistencia que demostramos hoy la suegra, el manubrio y la planta por las calles de la bella ciudad de Santiago.

Paiaso de Asalto dijo...

Todos estes grandes reportajes sobre mitos pugilísticos, no hacen más que confirmar mi opinión sobre ellos y el boxeo... qué panda de gañanes!
Por cierto, no consigo ver la "belleza plástica" del tortazo que le pega Alí. Tampoco sé como alguién es capaz de aguantar los interminables minutos previos donde se dan golpecitos de manera casi cómica en los rincones... ¿eran de verdad? ¿estaba amañado? ¿es como la lucha libre? ¿quien puede más, Foreman o Batista?

suegra on the rocks dijo...

Los golpecitos que tu dices que se dan, supongo que te refieres en el combate de Ali contra Foreman, son flojitos porque es el octavo asalto. Precisamente la presunta táctica de Ali era aguantar los golpes de Foreman hasta que este se cansase. Le dio una pajara y así daba esos golpes tan lamentables. Por eso con un UNO-Dos fue capaz de tumbarlo.

P.D
La belleza plástica. Bueno, eso se ve o no se ve. En tu caso, burdo patán, es normal que no lo veas.
Mirate los "golpecitos" que daba foreman en los videos de antes contra Frazier.Ahí encontrarás la respuesta a quien puede más él o Batista.

¡je,je! no podía dejar pasar una respuesta sin un insulto, ese no es mi estilo.

3872 Orcos dijo...

joer, que pereza poñerme a discutir agora... pero está claro que tras ver eses golpeciños de "que cansado estou", gañaba Batista seguro!

Anónimo dijo...

paiaso de asalto debes ser una loca(gay) de atar y por eso no entiendes este deporte dedicate a la peluqueria y mejor no opines sobre boxeo

Peso pluma dijo...

Bah, ser gay no implica automaticamente no saber de boxeo. Mira a foreman mismamente, maricón confeso, y las hostiejas que daba y recibía.

Anónimo dijo...

Maricon o no maricon el boxeo es para hombres más que ustedes y tambien para aquellos que saben como dar un buen golpe sea con mas o menor tecnica, asi como entre ustedes uno abla bien y otro mal pero ninguno se da cuenta...