jueves, 23 de septiembre de 2010

Yo no entiendo nada. El efecto "Penalti de Djukic"

No sé si habréis visto las noticias estos días. Casi mejor que no. Ya no hay día que los contenidos noticiosos, previos al apartado de fútbol, me pongan de mala hostia. Generalmente tenía que esperar hasta la salida de los borrachos de la pelota gorda para buscar una pistola y acabar con el sufrimiento. Pero ya no.



Recodáis a Miroslav Djukic? Era un central "elegante"(que en fútbol quiere decir que no daba hostias y mantenía su dentadura intacta -seguro que la "gente" tenía un concepto del yugoslavo elevado, seguro que pensaban que era un sabio al que merecía la pena escuchar hablase de lo que hablase.... pero ese es otro tema) Y supongo que recordaréis aquel superdepor, al que pertenecía, que estuvo a un penalti de ganar la liga...penalti que falló este jugador. Bueno, después de aquel trágico evento(aunque no te guste el fútbol las circunstancias de aquel momento no dejan de ser divertidamente trágicas...gente llorando y esas cosas) Pues después de aquello se produjo un curioso efecto, muy español por otro lado. En otros lugares del mundo uno se imagina que al pobre jugador le hubieran tirado piedras por la calle(lo cual tampoco me parece normal, debo decir). Pero en España, no. Obviamente no esperen un comportamiento lógico, estamos en España. El exceso es nuestra virtud. De repente el hombre que falla se convierte en un ídolo. Todo el mundo le aplaude. Todo el mundo le apoya y todos con Djukic... hasta que aquello se convierte en un sinsentido.Lo que no debía pasar de un "bueno, falló y no le vamos a odiar por ello" se convirtió en un exceso de apoyo.





La verdad es que últimamente no me siento inspirado para explicar este tipo de cosas, por lo que espero que la progenie ponga un poco de su parte.



La relación entre el principio del post y lo de Djukic viene a raíz de los dos ancianos que murieron al ser olvidados en una furgalla de un centro de día.

Rápidamente: un centro de día recogía a los ancianos en sus casas y los llevaba al centro pero el conductor se olvidó de dos en la furgoneta y estos hombres, mayores y enfermos, no aguantaron las diez horas allí encerrados y murieron deshidratados.

El hombre que se olvidó de los dos ancianos ha entonado el "mea culpa" y ha dicho que se los olvidó y que no puede hacer nada más que llorar su pérdida. Hablando en román paladino, el tipo está jodido. Metió la pata y lo lamenta. Sinceramente le creo. Todo el mundo ha dicho que en ese centro de dia no se maltrata a los abueletes(que bien, hacen su trabajo y no les dan hostias a los señoriños...espero que eso no sea un atenuante) Todo los que aparcan a sus ancianos allí están contentos con el olvidadizo conductor....tanto es así que las familias de los fallecidos han decidido no denunciarlo. Excelente.



Yo me pregunto ¿Si un conductor borracho....o mejor aún si a un conductor despistado se le va el pie al acelerador en vez de al freno y se lleva por delante a sus abuelos lo hubieran denunciado? Supongo que no, por lo menos mientras el conductor hubiera admitido que se siente mal y que no era su intención. Y me pregunto ¿si en vez de ser un par de abueletes con alzheimer a los que la familia busca acomodo, fueran dos jovencitos que van al cole.... habría denuncia?



Tengo que volver a dejar claro que realmente creo al responsable. Hoy mismo ha hecho unas declaraciones un tanto desafortunadas, a mi parecer, pero bastante reveladoras. Ha dicho a unos buitres con micrófono " Igual que a vosotros se os olvidan los ordenadores, las cámaras... a mi se me olvidaron los abuelos" En fin.



Ya digo que no estoy especialmente inspirado ultimamente y me cuesta explicarme bien...pero veo el mismo estúpido ejercicio de quijotismo en la exaltación del que falla el penalti y los que no denuncian al olvidadizo conductor porque creen que no es un hijode...

5 comentarios:

Paiaso de Asalto dijo...

Sen dúbida foi unha cagada en toda regra. Non o compararía cun condutor borracho, pois este estaba incumprindo as normas sociais e a legalidade de xeito consciente. Este despistouse por unha chamada de teléfono, non por tomarse uns cubatas.

Inda así non é inocente, eso está claro, pero ¿axuda a alguén que ese home vaia á cárcere? ¿fará iso que a próxima vez poña máis interese ou xa o fará a partir de agora? ¿é xusto que NON vaia?

Se foran nenos e non anciáns, a pesar de ser dous seres humáns cos mesmos dereitos, sería unha situación moito máis dolorosa para a familia... o dos anciáns, en certo modo, xa o terían algo asumido (obviamente non dese xeito).

Planta dijo...

Felicidades por comparar una oportunidad fallada en una competición deportiva con la muerte de dos personas, y por comparar una negligencia con resultado de muerte con un homicidio por imprudencia. Esto apesta a demagogia. La inclusión de "los niños", figuras que emponzoñan un debate a base de falacias afectivas, es un giro especialmente bajo y que por si solo descalífica todo este argumento.

Manubrio de Ébano dijo...

Yo pienso que el tipo tiene que responder de algún modo, al igual que cualquiera que comete un fallo en su trabajo. Si un reportero se olvida la grabadora se puede inventar la historia (de hecho ya lo hacen muchos) pero este error produce consecuencias más trágicas. Recuerdo el día del penalti, ya por aquel entonces flipé al ver las reacciones del personal.

EL OBISPO dijo...

La demagogia se la vas a contar a los que están bajo tierra.
Me parece que una vida vale tanto como otra, dando igual las circunstancias, el lugar, la edad(de ahi la NO CASUAL alusión a los niños que siempre nos conmueven más)...todo. Si un médico se olvida de hacer algo y a consecuencia de eso el paciente palma, a buen seguro que los familiares emprenderán acciones.

Ya te lo digo, planta. SI tu y yo nos llegamos a casar algún día y en mis días finales de senectud eres el responsable de mis delicados huesos, un tipo se olvida de mi en una caravana y me muero deshidratado espero que emprendas acciones legales contra él.

Respondiendo al payaso. Pues no, no creo que nadie se beneficiaria si este hombre fuera a la cárcel, pero la cárcel es un elemento corrector que sirve para enseñar y reintegrar al delincuente en la sociedad o es un método cohercitivo que castiga con una pena a quien comete un delito. El descuido de este tio se llevó por delante dos vidas, no hay que olvidarlo.


En cuanto a lo del penalty, veo que el manubrio ha visto la analogía. No comparo el fallo del penalty con el olvido, comparo la acción mediadora del tumulto puebleril para hacer que todos acepten como bueno un resultado.

EL OBISPO dijo...

... y de todas maneras yo no digo que este tio tenga que estar en la cárcel, eso lo marcará la ley...porque además, supongo, que el ministerio fiscal emprenderá acciones contra él.

Lo que me jode es que la familia de por buena la actuación de este hombre.