viernes, 9 de abril de 2010

La risa sardónica


Me encanta descubrir cosillas como ésta. He de decir que en realidad cuando lo leí me sonaba ligeramente, pero no pude evitar una risa histérica de satisfacción perversa al descubrir algo tan cruel y malvado.


Quiero poner en situación al lector. Cierren los ojos, concéntrense. Todo lo que ven no es más que la negritud de su interior. (obviamente, es un decir, no pueden leer con los ojos cerrados, por lo tanto, paradógicamente, si no han llegado a este momento de la narración, abandonen toda esperanza de ser una persona productiva. Directamente los llamaré tontos, aunque no lo sabrán: tienen los ojos cerrados!) Bien, si han sido capaces de superar esta ida de olla del que narra, empiecen a imaginarse al anciano más entrañable que hayan conocido. Un/una anciano postrado en una mecedora(me gustan las mecedoras, son asientos para viejos exclusivamente) y tapado con una mantiña de franela. No, no os imaginéis a vuestro abuelo, imaginaos a un "abuelo Disney". Un abuelo de esos que, aunque no seas un geriastra, querrías abrazar. Ahora cogéis un bate de béisbol con puntas de acero incrustadas y empezáis a darle un uso perverso.

Bien, pues según cuenta Timeo, un historiador griego del siglo V a.C. se sabía que en la isla de Cerdeña, cuando los ancianos no eran capaces de valerse por si mismos sus propios hijos lo mataban a palos. Así es. Cogían al inútil(en los últimos días de su vida) del abuelo de Heidi y venga a darle palos y palos hasta que lo mandaban al otro barrio.

En realidad tenían otra alternativa, cogerlos y tirarlos por un barranco profundo y lleno de rocas afiladas.

Esta historia, que obviamente estaba contada de una manera ligeramente distinta a la que llega a los lectores del pato del apocalipsis, me hizo gracia, pero por un detalle que aun no he revelado: los muy hijos de puta, para que los viejetes se fueran "felices" al otro barrio les daban una bebida que les provocaba lo que yo he tenido a bien bautizar como "efecto Jocker" pero que los pedantes de la ciudad llaman RISA SARDÓNICA. Morían a palos, pero con un look agradecido y sonriente.

Para la elaboración de este brebaje se empleaban una serie de plantas que otorgaban a la bebida un olor muy agradable y un sabor dulzón muy gustoso. Ya me imagino la situación del viejo con la risa esta y los hijos venga a darle palos y palos para averiguar de una vez que era lo que les había dejado en herencia el viejecito.

7 comentarios:

Planta sardónica dijo...

Pues si que sabían estos griegos. Una paliza y a dormir para siempre. Lo de la risa sardónica debía de ser el equivalente de "lol" en la antigüedad.

lol

Planta sardónica dijo...

Bueno, leído otra vez, no eran griegos, eran cerdeños (¿o cerdos? No lo sé)

EL OBISPO dijo...

Griego era el fulano que lo dio a conocer.
En realidad, gracias a esto, cada vez que vaya a ...(bueno que tu planta usa no lo sabes...ahora te envio un correo y te lo cuento) pues voy a pensar en ver a los viejos y como no se puedan valer por si mismos: venga a palos y palos con ellos!!

Miguel dijo...

"Risa Sardonica" llego mi curiosidad al leer el libro de gramatica española de Emilio Marin, incluso aqui se menciona en la pagina 17 en un escrito dedicado a produndizar en el "Articulo" (el, la los, las, etc) y lo que encontres pues es de donde proviene el termino "Sardonica"

Sardonia:
Especie de ranúnculo de hojas lampiñas, pecioladas las inferiores, con lóbulos obtusos las superiores, y flores cuyos pétalos apenas son más largos que el cáliz. Su jugo aplicado en los músculos de la cara produce una contracción que imita la risa.

pobres ancianos risa aunque no la desearan!!

nurse dijo...

hola la risa sardonica les da a las personas con tetanos y es muy feo pobres ancianos que mala onda sus hijos muy buena tu historia vere mas tu blog

Dra.... Lucero dijo...

La sonrisa, concretamente, se debe a una contracción de los músculos maseteros que produce lo que llamamos trismus, o imposibilidad para abrir la boca. Se da generalmente en la enfermedad del tétanos causada por una bacteria llamada Clostridium tetani

Dr. Obispo. dijo...

Hombre. Acabo de ver con enorme y grotesca satisfacción que este post ha sido comentado por alguien con el pseudónimo nurse y otra con el nick de Dra Lucero. Siempre pensé que la sabiduría de los miembros del pato del apocalipsis debía ser explotada por los más alto estamentos científicos del país.
Gracias por leer nuestro blog, pase y vean; comenten y opinen libremente.
Les digo, con todo cariño, que este es un blog donde la gente se tira los trastos a la cabeza y si hablamos de venas y arterias, generalmente es para ponerlas a disposición de los cuchillos.